Un programa para deudores hipotecados ofrecido por el gobierno estadounidense y las mayores firmas financieras podría ayudar a más de un millón de propietarios a evitar el embargo en los próximos dos años, anunció la Casa Blanca este jueves. Un alto funcionario de la Casa Blanca dijo que el plan, que será formalmente anunciado por el presidente George W. Bush más tarde en la jornada, incluirá refinanciaciones o congelamiento de tipos de interés o de las cuotas de los tomadores de préstamos hipotecarios de riesgo (subprime), otorgados a deudores con débil capacidad de pago. 'Nadie gana cuando una casa es embargada', dijo el funcionario, que solicitó conservar el anonimato. 'El propietario pierde, los financistas pierden, las comunidades y los barrios pierden, al igual que los inversores y la economía sufre', afirmó.