De este modo, la entidad presidida por Mario Draghi mantiene en stand by por décima semana consecutiva este controvertido programa, a raíz del cual se produjeron las dimisiones de Axel Weber y Juergen Stark, representantes de Alemania en el consejo del BCE.

El importe invertido a través del programa de compra de deuda en los mercados secundarios se ha reducido hasta 212.000 millones de euros, tras el vencimiento de deuda en su balance por importe de 2.074 millones.