El sector farmacéutico español está enfermo. El recorte de los presupuestos públicos destinados a medicamentos y la imposición de los genéricos sobre las marcas han llevado a las compañías con mayor exposición a nuestro país a caer con fuerza en estos meses, dentro y fuera de la bolsa. Sin embargo, no falta un contrapunto dentro del sector, en este caso Grifols y Rovi, que parecen inmunes a estas afecciones.

El Estado español está metiendo la tijera a varios presupuestos y, entre ellos, al destinado al sector sanitario. En concreto, el Ejecutivo pretende ahorrar 2.400 millones del actual fondo destinado a este sector mediante la imposición obligatoria de recetar por principio activo y no por medicamento, es decir, que los genéricos, de inferior coste, redundarán en menores ingresos para las farmacéuticas. Esto se suma al retraso en los pagos de suministros por parte de algunas Comunidades Autónomas, algo que está empujando a las farmacéuticas a abandonar España poco a poco. Para muestra, un botón: Sanofi-Aventis vendió su planta de Madrid a principios de año y Roche ha amenazado con dejar de suministrar medicamentos a España, como ya ha hecho en Grecia. Por todo esto, Javier López Belmonte, director financiero de los Laboratorios Rovi, pronostica “una reducción del beneficio del sector del 6% en este año”.

Con este panorama, ¿qué podemos esperar de las farmacéuticas cotizadas en nuestro país? Hay tres grupos claramente diferenciados y que han sufrido de distinta forma los varapalos de estos meses. En un saco Almirall y Faes, en otro Rovi y Grifols y, caso a parte, Zeltia.

ALMIRALL Y FAES FARMA: LOS CHIVOS EXPIATORIOS
Parece que todo lo que lleva la marca ‘España’ es castidado con fuerza últimamente y, en el caso de estas dos compañías el golpe ha sido monumental. Almirall pierde un 20% de su valor en Bolsa en lo que va de 2011 y Faes Farma más de un 54%. Su ‘San Benito’ es la gran exposición al mercado nacional, pues sólo en Almirall la mitad de sus ventas provienen de nuestro país, lo que ha mermado sus cuentas de resultados. También en Faes Farma los beneficios registraron una merma del 20% en el primer semestre a causa de los recortes presupuestarios. Al hilo, Jesús de Blas, del dpto. de renta variable de Credit Agricole, comenta que “cuando parecía que el Gobierno ya había hecho todos los recortes en el sector que se preveían, les ha venido otro, con lo cual, no podríamos poner la mano en el fuego por la inversión en estos valores aún”. Pero el experto cree que “si alguna diera una visión menos catastrofista de lo que está descontando el mercado, podría suavizarse su castigo”.

GRIFOLS Y ROVI: LAS SUPERVIVIENTES
Grifols es la clara vencedora dentro del grupo. Se mantiene en tendencia alcista, ajena al comportamiento de la renta variable, consolidando la subida previa mientras el resto de mercado cede. Bien es cierto que los recortes en presupuestos para medicamentos no le afectan tanto como a otros laboratorios, pues su negocio está especializado en la producción de hemoderivados. Sin embargo, el aspecto técnico no es tan esclarecedor y Miguel Pareja, gestor de Bolsa3 SV, recomienda “atender a la situación de divergencia bajista que podría anticipar giro. Dicho giro sería confirmado en caso de cesiones por debajo de 12,70, último mínimo relativo ascendente semanal. Mientras permanezca por encima de dicho nivel, ausencia de riesgo bajista desde un punto de vista estructural”.

Laboratorios Rovi también puede cantar victoria dentro del sector pues, en lo que va de año, acumula una rentabilidad del 3,72% en el Continuo. Según su director financiero, Javier López Belmonte “la parte positiva es que no tenemos ninguna amenaza potencial de patentes hasta 2016”. Además, Belmonte cree que “la acción se revalorizará acorde con sus cuentas”. Técnicamente, “el valor está en tendencia lateral el último año entre 4,50 y 5,50 euros. Sin implicaciones técnicas relevantes mientras no asistamos a ruptura de dicho rango”, explica Miguel Pareja.

ZELTIA: CASO APARTE
El suyo es casi un caso a parte, pues el castigo peor no lo recibe de España, si no de EE.UU. y, es que, este 2011 no ha sido un camino de rosas para la compañía después de que la Agencia Americana del Medicamento (FDA) pidiera a mediados de año un estudio adicional del Yondelis retrasando la aprobación del uso de este fármaco para tratar el cáncer de ovario en EE.UU. Esto llevó a declarar un profit warning y su presidente, Fernández de Sousa-Faro, avisó de que no saldrían de los números rojos en 2011. Además, tuvo que llegar in extremis a un acuerdo para la refinanciación de su deuda. El valor ha ido de mal en peor hasta dejarse en torno a un 47% de su cotización a día de hoy. Ignacio Cantos, director de inversiones de Atlas Capital, comenta que “se están mezclando dos fuerzas: valor pequeño y resultados complicados en el último trimestre. Ha tenido muchos problemas con Yondelis y, dentro de su gama de productos, todavía no consigue sacar al mercado uno nuevo que le pueda dar un impulso”. Además, técnicamente, Miguel Pareja explica que “está bajista en zona de mínimos históricos. En entornos de 1,25-50 encuentra dos apoyos importantes en base de canales bajistas de largo plazo. Por tanto, clave el comportamiento en dicha zona para frenar inercia bajista. La sobreventa es más que considerable, y acorde al vertical proceso bajista, sin embargo no es razón suficiente para pensar en reacción alcista. Únicamente podríamos extraer una señal de rebote en caso de avances por encima de 1,60 euros.”


FONDOS DE INVERSIÓN: OTRA ALTERNATIVA EN EL SECTOR
Por el contrario, en la gestora Pictet recomiendan apostar por la otra cara del recorte de sanidad: las compañías en biotecnológicas y genéricos. En este sentido, Gonzalo Rengifo, Director general de Pictet Funds en Iberia y Latam, alega que “el sector de genéricos tiene un nivel de crecimiento en torno al 10%-15% y da una mayor exposición a la dinámica de los países emergentes, pues esta población necesita acceder a medicamentos más baratos”, destaca Rengifo. Por otro lado, “en los países desarrollados, como España, también existe una importante penetración de medicamentos genéricos, donde se desea reducir los costes de sanidad”. Para acceder a este mercado, la gestora Pictet ofrece dos fondos: el Pictet Biotech y el Pictet Generics.

El experto destaca que “cualquier inversor que tenga un fondo de renta variable con aproximadamente un 7%-8% expuesto al sector sanidad, le recomendamos que un 1% de ese porcentaje sea invertido en biotecnología y un 1% genéricos, pues estas compañías crecen en torno al 15%, mientras que las del sector farmacéutico lo hacen en torno al 3%-4%”.