El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, aseveró hoy que la palabra crisis "no ayuda a resolver los problemas" y hace más difícil "articular medidas concretas", por lo que prefirió aplicarla a sectores concretos como el inmobiliario. Tras intervenir en un curso de verano de la Universidad Complutense de Madrid, achacó el actual "empobrecimiento del país" al encarecimiento del petróleo y rechazó usar la palabra "crisis" para definir la situación por la que atraviesa la economía española porque, dijo, de esta forma es "más difícil plantear medidas concretas". No obstante, sí calificó de "crisis" las de sectores concretos como el inmobiliario, el petróleo o la falta liquidez, crisis que, según dijo, afectan no sólo a España sino también al conjunto de la "economía internacional".