Según datos de la CNMV las emisiones brutas de renta fija se han reducido hasta los 226.000 millones de euros.
Las dificultades de financiación en los mercados mayoristas han tenido su reflejo en el descenso de del importe bruto emitido por las entidades financieras, que suponen más del 98% del total, y que pasó de 376.000 millones de euros en 2009 a 223.000 millones en 2010, un 41% menos.