Las familias francesas han incrementado en diciembre su impresión pesimista acerca de la economía nacional, según el sondeo mensual de coyuntura divulgado hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INSEE). Se trata del cuarto descenso consecutivo del indicador que mide la percepción de los franceses sobre su situación financiera personal y su capacidad de ahorro, el nivel de vida en el país y la evolución del desempleo. Con excepción de las perspectivas sobre la evolución del nivel de vida en Francia, todos los puntos examinados por el INSEE han registrado un descenso de la confianza de los particulares.