Los inversores miran a Italia. El duro y contundente plan puesto en marcha por el ejecutivo italiano que se cifra en 30,000 millones de euros mantiene un moderado sentimiento optimista en los mercados.
Incluso la prima de riesgo italiana cede y ya cae por debajo de los 400 puntos a media sesión. El diferencial español se sitúa también en un terreno más optimista: 310 puntos. Otro de los focos clave estos días será la serie de reuniones que tienen programadas Merkel y Sarkozy.

Los inversores respiran bastante más tranquilos durante los últimos días pues la canciller alemana ha moderado su discurso de semanas anteriores y cada vez se muestra más favorable a fortalecer una actuación del BCE. Tengamos en cuenta que en la próxima reunión del BCE (este jueves) podríamos ver una nueva rebaja de tipos de 0.25pb lo que situaría el tipo oficial del euro en el 1%. Lejos quedan aquellos miedos inflacionistas alemanes (justificados en un momento que Alemania crecía al 3.7%). Bélgica por su parte, ya cuenta con un nuevo gobierno de coalición y con un plan de austeridad por valor de 11.300 millones de euros para el próximo año.

En unas horas conoceremos nuevas referencias desde Wall Street: ISM no manufacturero de noviembre (se espera que salga en torno a 53.5) y los pedidos industriales. De mantenerse dentro de las expectativas podríamos cerrar otro día de subidas.