El laboratorio estadounidense Schering-Plough obtuvo un beneficio neto de 633 millones de dólares (445 millones de euros) en el segundo trimestre, lo que supone un incremento del 49,2% respecto al mismo periodo del año anterior. La cifra de negocio de la compañía, que el pasado mes de marzo acordó su fusión con Merck, retrocedió un 5,5%, hasta 4.647 millones de dólares (3.270 millones de euros), lastrada por el impacto negativo del cambio de divisas.