El selectivo español sigue cayendo y abandona la cota de 10.700 puntos arrastrado por Santander y Mapfre, que debido a su exposición a Brasil, han provocado que el selectivo caiga un 0,94% y se coloque en los niveles de cotización de finales de abril. 

El Ibex 35 cierra, así en 10.684 puntos en una jornada que vuelve a estar marcada de rojo por los escándalos políticos en Estados Unidos con Trump y en Brasil con su presidente Michel Temer Brasil. El Bovespa, de hec ho, ha abierto con descensos de más de un 10% y la negociación ha sido interrumpida durante media hora.

Las noticias que se han conocido indican que el presidente carioca podría haber dado su autorización para que se pagaran sobornos a un aliado político para evitar que hablara en un supuesto caso de corrupción. Parece que llueve sobre mojado en un país que hace menos de un año echó del gobierno  mediante un impeachment a la presidenta, Dilma Rousseff. En este entorno, los principales valores de la bolsa de Brasil como Petrobrás han llegado a caer hasta un 20% en algunos momentos de la sesión.

Así, Santander ha sido el peor valor de la sesión, y aunque ha llegado a experimentar su peor sesión  desde agosto de 2016 con caídas que han llegado a superar el 5%, ha cerrado con un descenso del 3,69%. Mapfre, cuya exposición a Brasil también preocupa en esta situación, ha terminado la jornada con una caída del 4,84%.

Por el contrario, Cellnex, con alzas del 0,77% y Grifols, con una revalorización del 0,79%, se han convertido en los mejores valores de la sesión en el Ibex 35.

Entre las grandes, Telefónica ha caído un 1,33% y BBVA ha cerrado con un descenso del 0,82%  

Popular sigue siendo protagonista durante la sesión y parece que lo va a seguir siendo hasta que se conozca cuál será la entidad que podría hacerse con su control. Tal y como se publicaba ayer, el resultado podría saberse pronto, quizá antes del verano. Por el momento, y contra todo pronóstico, parece que es la intervenida Bankia la que podría hacerse con el negocio de la firma que preside Emilio Saracho.

Por si fuera poco, en Estados Unidos el espacio político sigue calentándose y cada vez son más las voces que alertan de una posible desitución de Trump ante lo que ya se llama el “Rusiangate”. La inestabilidad política ha pasado factura a la bolsa americana, y a la europea, que ve cómo se crea el caldo de cultivo idóneo para que el euro se fortalezca, lo que no es bueno para el sector exportador.  El dólar ya ha perdido todo lo que había subido desde la elección de Trump.

Álex Londoño, analista Colaborador de ActivTrades, señala que “el dólar empezó a subir desde que Trump ganara las elecciones y prometiera una reforma tributaria junto con una ambiciosa inversión en infraestructura, pero desde que llegó a un máximo de 14 años el 3 de enero, el índice del dólar ha caído un 5,8%. Las probabilidades de que la Reserva Federal de Estados Unidos suba sus tipos de interés por lo menos dos veces más durante este año no han servido demasiado para detener la caída de la divisa estadounidense”. Por el momento el cruce euro-dólar se mantiene por encima de la cota de 1,11.

En el mercado de divisas la libra se ha situado en máximos desde septiembre del año pasado frente al dólar en los entornos de 1,30 tras un buen dato de ventas minoristas en el Reino Unido, que han subido un 2,3% en abril del año pasado.

Desde el punto de vista corporativo, se ha conocido que PharmaMar ha dado entrada al grupo asiático Specialised Therapeutics Asia (STA). Esta firma tendrá un 0,2% del capital de la española que pagará 4,75 euros por capital, lo que implica una prima del 30% con respecto a las últimas 20 sesiones.

En cuanto a las recomendaciones, Goldman Sachs ve subidas tanto en Inditex como en Telefónica. El banco de inversión estadounidense da un precio objetivo de 43 euros a la textil gallega, lo que implicaría un potencial de revalorización de más de un 20%. En lo que va de año, la empresa ya sube más de un 10%. En cuanto a Telefónica, los analistas han mejorado su recomendación desde neutral hasta comprar