Los expertos señalan que el aumento de valor para los accionistas -diferencia entre la riqueza que poseían en diciembre de 2007 y la de diciembre de 1991- ascendió a 61.014 millones de euros en el período estudiado.Fernández revela que la rentabilidad media anual del Santander fue del 18%, sensiblemente superior al 15,1% del Ibex-35, lo que supone que cada euro que se invirtió en acciones de la entidad financiera en diciembre de 1991 se ha convertido en 14,2 euros en diciembre de 2007.El Santander ha pasado en estos 16 años a ser la segunda empresa española en capitalización bursátil en diciembre de 2007 -fue la primera en 2005 y 2006-, la sexta del Eurostoxx-50 en 2008 y el quinto banco mundial.