De esta manera, el Santander trasladará directamente a sus propios activos el patrimonio de Somaen Dos y otras cuatro sociedades, lo que en la práctica supone que el 30,66% de Cepsa pasará a ser controlado directamente por el Santander. El Santander comunicó la pasada semana que había vendido un total de 11.650.893 acciones de Cepsa, representativas del 4,35% de su capital, al grupo francés Total por un total de 52,9 millones de euros. El banco que preside Emilio Botín vendió esta participación a Total a un precio de 4,5 euros por acción, 56,6 euros por debajo de la cotización actual de la petrolera, que ronda los 61,1 euros, o lo que es lo mismo, 656,4 millones de euros por debajo de su valor actual de mercado.