La vicepresidenta económica, Elena Salgado, cifró hoy en unos 1.600 millones de euros parte de lo que se dejará de ingresar por las deducciones y medidas fiscales contenidas en el Real Decreto de iniciativas económicas aprobado por el Consejo de Ministros. En concreto, Salgado indicó que la deducción en el IRPF por rehabilitación de vivienda habitual tendrá un coste recaudatorio de 1.400 millones de euros anuales, mientras que la exención a los trabajadores de las cuantías satisfechas por las empresas para desplazamientos entre la residencia y el centro de trabajo en transporte público supondrán 120 millones de euros menos de ingresos.