Sacyr Vallehermoso anunció ayer una emisión de bonos convertibles por hasta 299 millones de euros. Una operación que, aunque va destinada a reducir su endeudamiento, "le resta visibilidad y atractivo".

Sacyr comunicó ayer su intención de llevar a cabo una emisión de bonos convertibles y canjeables en acciones ordinarias de nueva emisión o ya en circulación, que tendrá como destinatarios inversores cualificados. El importe nominal de la emisión será de 200 Mn € ampliable en 99 Mn € adicionales, pudiendo alcanzar de esta forma un máximo de hasta 299 Mn €.

La fecha de vencimiento de dichos bonos será el 1 de mayo de 2016 y devengarán un interés fijo anual que, a esperas de confirmarse definitivamente, estará comprendido entre el 5,75% y el 6,50%. Asimismo, el Consejo de Administración acordó aumentar el capital social de la sociedad en la cuantía que fuera necesaria para atender la conversión de los bonos.

Valoración. Con esta emisión la constructora vuelve a dar un paso más en su estrategia de equilibrar su balance. Recordemos que esta medida viene precedida de dos ampliaciones de capital llevadas a cabo en los últimos meses por 96 Mn € y 401 Mn € respectivamente, con las que buscaba reducir a cero el saldo vivo de su deuda corporativa, que en el tercer trimestre del pasado ejercicio ascendía a 608 Mn €. A pesar de que, tal y como nos hemos pronunciado en los últimos meses, valoramos positivamente los esfuerzos de la compañía por reducir su endeudamiento, continuamos pensando que una DFN de 10.995 Mn € con la que cerró 2010 y un ratio DN/Ebitda de 19,2x, le resta visibilidad y atractivo de cara a considerarla una apuesta clara de inversión a largo plazo. Y ello a pesar de que somos conscientes de que el 45% de dicha deuda (4.947 Mn €) procede del préstamo asociado a su participación del 20% en Repsol.

Recomendación: VENDER.