Sacyr Vallehermoso mantiene un préstamo de 878 millones de euros que le otorgó su filial de patrimonio Testa en 2004 con el fin de "maximizar" los recursos financieros del grupo y de las empresas que lo componen. Del total del crédito, 832,95 millones de euros están clasificados como de largo plazo y los 45,06 millones restantes, a corto plazo, según la información adicional a la auditoría de 2008 remitida por Testa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
El crédito no tiene vencimiento definido ya que se entiende tácitamente prorrogado, "salvo que exista denuncia en plazo por una de las partes".

No obstante, según la documentación remitida al supervisor del mercado, Testa prevé ingresar en el presente mes de junio el importe clasificado como de corto plazo "de acuerdo con las previsiones de 'cash flow' de ambas compañías".

El grupo que preside Luis del Rivero indica que analiza mensualmente las previsiones de generación de flujos de caja, "estimando que la capacidad de generación de fondos es suficiente para cubrir íntegramente los compromisos de Testa sin necesidad de recurrir a la amortización del citado crédito".

"Por todo lo anteriormente mencionado entendemos que el crédito formalizado entre Testa y Sacyr Vallehermoso no afecta a la gestión del riesgo de liquidez de Testa y su grupo", apunta la compañía.

El grupo de construcción, servicios y energía enmarca el crédito en la estrategia que, "como cabecera del grupo", desarrolla para "coordinar los traspasos de los excesos de tesorería de las empresas en que se produzcan a las que tengan necesidades financieras de cualquier tipo".