De todo. La botica de Sacyr está llena de ungüentos, de rumores en Bolsa. Hace dos semanas experimentó un rebote significativo, que algunos identificaron de manera errónea con una gran operación corporativa. Quizá fue casualidad, pero dos días después del rebote llegó una buena recomendación de un banco de inversión de Estados Unidos. Vista la nota positiva, el mercado volvió sobre sus pasos y la cotización de la constructora a caer de nuevo.


No obstante, lo de la posible operación corporativa ha dejado un cierto poso entre los seguidores del valor en Bolsa, porque consideran que Sacyr, en efecto, está muy bien posicionada para que una del sector se aproxime con proposiciones honestas. “Está muy bien colocada en la parrilla de salida de España y en la de los principales mercados internacionales, con la obra de Panamá a la cabeza”, dice un experto. “Pero antes hay que proceder a una importante cura de adelgazamiento. Hay que seguir quitando grasa, la grasa del endeudamiento. Por eso, el mercado da por hecho que la empresa no va a pagar dividendo, algo que, por cierto, ya está descontado y publicado a finales del año pasado, a raíz de un informe de Citi. Es posible, también, que Sacyr salga al mercado con ampliaciones expres o emisiones de convertibles. La emoción está servida”, añade.

Que Sacyr Vallehermoso se está planteando cancelar el dividendo con cargo a los resultados 2009 con el objetivo de fortalecer su balance es algo que ya publicamos en lacartadelabolsa a finales de 2009 y que ahora recobra máxima actualidad. Además, en la anterior junta, Luis del Rivero adelantaba que no restablecería su política de dividendo (ni con cargo a beneficios ni a reservas) hasta recuperar la fortaleza financiera de la compañía.

Dicen los analistas de Norbolsa que “los resultados 2009 mostraban un beneficio neto de 506 millones de euros, que si excluimos las plusvalías por la venta de Itínere y diversos activos inmobiliarios, se quedaría en unas pérdidas de 397 millones de euros. Hasta la fecha no se han producido dividendos a cuenta con cargo a los resultados de 2009, con lo que si el equipo directivo acude a la junta de junio con la propuesta de no repartir dividendos, la compañía dedicaría estos fondos a reforzar su capital.”

Añaden que “Sacyr repartió en 2008 0,30 euros/acción con cargo a reservas, frente a los 0,60 euros/acción con cargo a los resultados 2007 del año pasado. En cualquier caso, los primeros perjudicados por esta medida serían los propios consejeros, que agrupan el 74% del capital de la compañía en sus manos”.

“En nuestra opinión, se trata de una opción muy factible dadas las actuales dificultades financieras por las que atraviesa la compañía. El desplome de la actividad residencial, unido a la actual estrechez de los mercados crediticios y el recorte del dividendo de Repsol podría hacer más necesario que nunca la toma de esta decisión. De hecho, el consenso estima un dividendo de 0,14 euros/acción, con más de la mitad de las previsiones esperando la cancelación del dividendo”, finalizan.

Desde BBVA Research se estima que el balance sigue siendo una cuestión relevante y un importante condicionante. Asevera, además, que la reducción de deuda se ha logrado básicamente por la venta de activos, lo que le ha permitido recortar el riesgo. Para UBS, que ha elevado su recomendación sobre Sacyr Vallehermoso hasta comprar desde neutral, la compañía ha tenido un mal comportamiento en Bolsa en relación a sus competidores domésticos. Concluye que el balance que presenta es mejor y que los riesgos para refinanciar su deuda son menores. Y que esto se produce en un contexto en el que la mayoría de negocios están ofreciendo mejores resultados.

Por otro lado, BBVA Research señala que, entre las fortalezas del grupo, están su participación del 20% en Repsol y la calidad de los activos patrimoniales, mientras que entre las debilidades se encuentra la alta exposición a España. Esta entidad cita amenazas, como el ajuste residencial y el riesgo al entorno de los tipos de interés; y oportunidades: la posible reducción de la deuda inmobiliaria a través de vehículos fuera del balance o la puesta en equivalencia de la participación de Repsol. Recuerda sus próximos vencimientos relevantes: 800 millones de euros en 2010 y 6.000 millones en 2011.

Sacyr no cuenta con el apoyo de la mayor parte de los analistas: un 26% aconseja comprar, otro 26% opta por mantener y el 47% restante, por vender.

A vueltas con La Mutua

Es otro de los asuntos que lastra la cotización de la compañía. El presidente de la Mutua reiteró hace unas semanas, que tanto su participación del 2 por ciento en Repsol como su 5 por ciento en Sacyr podrían estar a la venta, si bien en el caso de la constructora, el ejecutivo hizo especial hincapié en que la acción recuperara parte de su valor perdido en la bolsa antes de tomar esta decisión. Garralda destacó de Repsol su estabilidad y sólida rentabilidad por dividendo que abriría la puerta a “hacer uso de esa liquidez” en el momento oportuno.

El presidente de la Mutua señaló que si Sacyr pudiese recuperarse en bolsa “no tendríamos inconveniente en realizar la desinversión, pero yo creo que a estos niveles está muy bajo”. “Desde luego nunca lo haríamos con una orden recurrente a la bolsa dado que el ‘free float’ de Sacyr es escaso y no tiene sentido. Trataríamos de buscar a lo mejor hipotéticamente algún comprador que nos compre el paquete”, agregó.

Fuente: www.lacartadelabolsa.com