La aerolínea de bajo coste ha anunciado pérdidas por 64 millones de euros para el primer trimestre de 2008, frente al beneficio de 57,8 millones de euros del mismo periodo del año pasado. Los altos precios del crudo y los costes de revaluar su participación en Aer Lingus han contribuido a las negativas cifras de la compañía.