El PIB ruso se incrementará un 1.6% en 2010 y continuará creciendo a un ritmo más acelerado en los dos próximos años, según las previsiones gubernamentales. "Hay un importante potencial de crecimiento, que no se manifestará en 2010, sino en 2011-2012, y que está vinculado al incremento de las inversiones y del crédito bancario", dijo al término de la reunión el viceministro de Economía, Andréi Klepach, citado por la agencia Interfax.