El empresario José María Ruiz-Mateos y su hijo José María han decidido otorgar una paga extra a los 400 empleados de Letona-Cacaolat como prueba del compromiso de Nueva Rumasa de no hacer nada que atente contra los intereses del personal de la compañía. Este gesto por parte de la compañía se realiza tras haber rechazado una oferta multimillonaria de una multinacional de bebidas no alcohólicas la marca Cacaolat, al no presentar el comprador garantías de continuidad a los trabajadores de la planta de Barcelona.