Royal Mail, el servicio británico de correos, dobló sus beneficios en el último año hasta los 321 millones de libras (357 millones de euros) pese a la fuerte caída de los envíos postales desde el año 2006, informó hoy la empresa. El beneficio operativo aumentó en el último año financiero (de abril a marzo pasado) hasta los 321 millones de libras desde los 162 millones del ejercicio anterior, y los beneficios fueron extensivos a todos los departamentos de la empresa, algo que ocurre por primera vez en los últimos 20 años, afirmó Royal Mail en un comunicado. Royal Mail, un servicio cuya privatización parcial está estudiando el Gobierno, ha visto recortado en 9 millones (hasta un total de 75 millones) el número promedio de envíos diarios en los últimos tres años por el incremento del uso del correo electrónico.