Royal Bank of Scotland ha confirmado que pedirá a sus accionistas que aprueben una ampliación de capital de 12.000 millones de libras esterlinas para sanear su hoja de balance en medio de la crisis crediticia actual y menciona algunos de los activos que venderá. La ampliación de capital, que ha sido totalmente suscrita por Goldman Sachs, Merrill Lynch y UBS, cubrirá parte de la disminución de liquidez que ha afectado al grupo por la compra de activos de ABN Amro valorados en 10.000 millones de libras esterlinas, así como por el deterioro de valor de sus hipotecas y otras titulizaciones.
"A la luz de los últimos acontecimientos de marzo -el severo y cada vez mayor deterioro de las condiciones del mercado crediticio, el empeoramiento de la perspectiva económica y el aumento de la posibilidad de que los mercados crediticios lo sigan pasando mal durante algún tiempo- el consejo ha llegado a la conclusión de que este momento es el apropiado para que RBS acelere sus planes para aumentar sus ratios de capital", señaló el banco en un comunicado. Lo recaudado con la ampliación de capital ascenderá a 12.000 millones de libras. La transacción se realizará sobre la base de 11 nuevas acciones por cada 18 existentes a un precio de 200 peniques por acción, lo que representa un descuento del 46,3% respecto al precio de cierre del lunes de 372,5 peniques. El banco publicará el prospecto de la ampliación de capital a principios de mayo, mientras que las nuevas acciones comenzarán a cotizar en junio. RBS también indica que RBS Insurance y otros activos de pequeño tamaño se perfilan para su venta "total o parcial", al considerar que no son operaciones estratégicas del banco.