La fuerte revalorización del Ibex 35 experimentada ayer en los primeros compases de cotización, como consecuencia del rescate de la banca, terminó por dejar paso a las caídas. El sueño de un posible suelo en el selectivo se esfumó en menos en una jornada. Las posiciones cortas nuevamente minan los bancos y parte de los blue chips sucumben a las bajadas. Además, pese al rescate de la banca española, aún queda una incógnita vital por despejar en la ecuación europea: las elecciones griegas, que marcarán el devenir de la zona euro e, indiscutiblemente, el de nuestra economía y el Ibex 35. Analizamos el panorama técnico del Ibex 35 tras el rescate y antes de Grecia.

Pese al fuerte rebote con el que los inversores recogían el rescate bancario al inicio de la sesión del lunes, el selectivo español acabó cerrando en negativo, nuevamente alejado del vital nivel de los 6.800 puntos. Por tanto, mientras este nivel no se supere, el Ibex 35 no puede cantar victoria pues, según José Luis Cava, analista técnico independiente. “sólo la superación de los 6.800 puntos daría la confirmación de suelo”. De hecho, Álvaro Blasco, director de atl Capital, dice que “esta fuerte reacción alcista fue exagerada y más motivada por el cierre de cortos que por la compra de nuevas acciones”. Sin confirmar un suelo en el Ibex 35, el horizonte técnico del índice viene marcado por “el soporte en los 6.323 puntos, y resistencia en los 7.208”, apunta Luis Francisco Ruiz, analista de Estrategiasdeinversion.com.

GRÁFICO IBEX 35:


Además, aunque se hayan cerrado abundantes posiciones cortas en el Ibex 35, el índice no está a salvo de los ataques especulativos, especialmente en los bancos, que suponen más del 30% del selectivo. Por ello, las casas de análisis comienzan a lanzar prudentes recomendaciones en este sector. Por ejemplo, UBS recomienda deshacerse de las posiciones que se tengan en Bankia, Sabadell e, incluso, Santander.

Sobran las palabras al hablar de Bankia, pues la acción sigue cotizando por debajo de los precios de salida y, según Álvaro Blasco, “en los próximos meses volverá a perder el euro por acción, por lo que los rebotes fuertes son apropiados para deshacer posiciones, a menos que se tengan posiciones para muy largo plazo”. Técnicamente, “el valor está en caída libre. Para entrever el fin de la caída tiene que cerrar los huecos, el primero por encima de 2,11 euros. Y sería neutral si superara a precios de cierre los 2,60 euros”, según Roberto Moro, de Apta Negocios.

El Banco Sabadell, aunque ayer dejó en la apertura un importante hueco alcista, como el Ibex 35, “éste quedó prácticamente cerrado. Además, el volumen no acompañó, por lo que todo queda en una quita de posiciones cortas y sin apenas volumen. Ahora el soporte clave en el corto plazo lo marca el hueco, en 1,37 euros, zona en al que cerró ayer”, indica Juan Enrique Cadiñanos, jefe de mesa de Hanseatic Brokerhouse.

El gráfico de Bankinter muestra tres cuartas partes de lo mismo, por lo que ahora “habría que vigilar el soporte de los 2,49 euros y la resistencia en los 3 euros”, dice Cadiñanos.

Popular, por su parte, sigue cotizando sobre arenas movedizas pues, según Moro, “para que empiece a generar una señal de vuelta tendría que recuperar los 1,97 euros”.

Caixabank calca la situación técnica del resto de la banca mediana (con excepción de Bankia), “con soporte de corto plazo en el hueco alcista dejado hoy, en 2,347 euros, y con resistencia en 2,58”. No obstante, Cadiñanos indica que “hay divergencias alcistas en el RSI (Índice de Fuerza Relativa) lo que quiere decir que en el corto plazo, es probable que recupere posiciones. La media de 200 sesiones se encuentra lejos de los precios actuales, por lo que es probable que estos acudan a marcar niveles de media”

Los grandes bancos, BBVA y Santander también sucumbieron a las caídas, motivadas, además, por la rebaja de rating que les propició a última hora Fitch, a ‘BBB+’ desde ‘A’ con perspectiva negativa. Ambas entidades cotizan nuevamente por debajo de resistencias, los 5,30 euros en BBVA y los 4,85% de Santander. No obstante, José Luis Cava considera que “habría que comprar BBVA, Santander y CaixaBank en caso de que el índice hiciera suelo, ya que están recibiendo una presión excesiva que no se merecen”, quizás porque ya se descuenta que estas entidades no acudirán al crédito europeo para sanearse.

El Ibex 35 necesita el empujón de los blue chips...

Para confirmar el suelo del Ibex 35 los blue tienen que acompañar y no lo hacen a partes iguales. Mientras que Telefónica confirma la figura de vuelta dibujada ya la semana pasada, tras superar los 9,40 euros, se puede buscar entrada con objetivo en los 10,50-11 euros”, indica Luis Lorenzo, analista de Dif Broker.

Iberdrola también se apunta a los avances. Ahora, “ubicada por encima de los 3 euros tiene como objetivo los 4,5 euros, por lo que es una buena inversión”, dice Blasco.

En cambio, Repsol noconfirma el giro al alza. "Su tendencia de fondo es bajista y los niveles de soporte y resistenica pasarían actualmente por los 11,64 y 14,20 euros, respectivamente", indica Luis Francisco Ruiz.  

Superado un obstáculo, ¿qué impide que sigamos subiendo?

Ya tenemos el rescate bancario español, sin embargo, aún quedan por concretar las condiciones de este crédito. Se especula que se tendrá que devolver con un interés entre el 3-6%. Según Javier Echeguren, gestor de Banif, “todo lo que sea menos del 6% es bueno, ya que está por debajo de la rentabilidad que paga España en el Secundario por la deuda a 10 años”. Aún así, “se considera deuda pública la aportación a la banca, por lo que nuestra deuda aumentará en hasta un 10% del PIB, aunque lo tendrán que pagar las entidades que pidan este dinero al FROB”. No obstante, “conllevará nuevos ajustes económicos, como subidas del IVA y el aumento de la edad de jubilación hasta los 67 años. Los despidos de funcionarios parece que, de momento, no van a ocurrir”, explica el experto.

Una muestra de esta calma tensa es el escaso efecto que ha tenido el rescate en la prima de riesgo. Si bien el spread de la deuda española bajaba en un primer momento, no tardó en superar los 500 puntos básicos otra vez. Además, la rentabilidad del bono español a 10 años sigue sin bajar por debajo del 6%.

Otro obstáculo para el Ibex 35 y todas las bolsas europeas son las elecciones generales griegas. El próximo domingo 17 de junio se volverán a celebrar comicios primarios y, en caso de que vuelvan a ganar los grupos partidarios contrarios a los ajustes exigidos por Europa, peligraría su mantenimiento dentro de la zona euro. De darse este abandono, “tensionaría la financiación de la deuda a largos plazos, metería presión al euro y el equity lo recogería muy negativamente por el miedo al contagio a otras economías, especialmente España e Italia”, explica Rubén de la torre, gestor de RV de Inversis Banco. Si asistiéramos a este escenario, técnicamente el Ibex 35 “vería los 5.200 puntos, descontando lo más dramático, que sería la salida del euro”. Pero no nos pongamos en lo peor antes de tiempo. Si los partidos políticos helenos a favor de los ajustes vencieran en las urnas el próximo lunes, el mercado europeo tomaría algo de oxígeno.

Por último, el empujón de gracia definitivo para el Ibex 35 sería una actuación por parte de los bancos centrales. El BCE no quiso mojarse la semana pasada, mantuvo los tipos en el 1% y descartó nuevos programas LTRO. Además, la Fed estadounidense, por su parte, también se abstiene de inyectar más dinero al sistema de momento. Pero, ¿qué pasaría si finalmente ambos organismos financiero movieran ficha? Según Soledad Pellón, estratega de mercados de IG Markets, “el Ibex 35 sería el índice que mayor rebote se podría apuntar, dado que es el que más cae a nivel mundial. Esto haría que las compras sobre valores españoles entraran con fuerza llevando al índice a buscar los 9.000 puntos”.

Wall Street también tiene qué decir en el movimiento que experimenten las bolsas europeas. Así pues, desde allí nos llegan señales contradictorias. Por un lado, “mientras los retrocesos de Wall Street se mantengan entre el 5%-10% pensaremos que está haciendo suelo”, dice Rafael Ojeda, analista de inversiones de Miramar Capital EAFI. Sin embargo, “si el S&P 500 no supera los 1.340 puntos, esto se quedará en un mero rebote”, dice José Luis Cava.