El presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, anunció hoy un recorte de la inversión contemplada en el plan estratégico 2008-2012 de la compañía de 28.900 millones a 25.000 millones y se mostró "optimista" acerca de la recuperación del precio del crudo y de la demanda de este producto.
En una rueda de prensa de presentación de resultados celebrada en la sede de la petrolera, Brufau explicó que "el plan estratégico siempre es válido y hay que ir modulándolo según las circunstancias". La actualización del plan, al que el directivo calificó en noviembre de "Biblia" del grupo, será presentada ante los inversores y analistas con motivo de la próxima junta general de accionistas.

El presidente de la petrolera explicó que el recorte responde a la retirada de inversiones en el complejo portugués de Sines y en el bloque 39 de Perú, y aseguró que el grupo tiene una "velocidad de crucero" de 5.000 millones de inversión al año. La exploración de los campos de Kinteroni y Margarita ha sido incluida en la estrategia.

Además, indicó que la revisión de costes aplicada durante 2009 permitió ahorrar 800 millones de euros gracias a la aplicación de 1.190 medidas de contención, con lo que se superó el objetivo de austeridad planteado inicialmente.

Por otro lado, el grupo espera poner en operación las nuevas instalaciones de la refinería de Cartagena en el segundo semestre de 2011, en la que está invirtiendo 3.200 millones, y lanzar la ampliación del complejo de Bilbao en el mismo ejercicio. La planta de regasificación peruana de Camisea está "a punto de entrar en operación", añadió.

Repsol obtuvo un beneficio de 1.559 millones de euros en 2009, un 39% menos que en el ejercicio anterior. Brufau aludió a las variables "exógenas" que afectaron negativamente al rendimiento del negocio, entre ellas la situación económica, la relación entre el dólar y el euro, la caída de precios de hidrocarburos y la gestión del mercado en Argentina.

"Este es un año que, a pesar de la cuenta de resultados, ha sido extraordinario, porque se ha creado el futuro de Repsol para mucho tiempo", señaló Brufau, quien destacó los "éxitos exploratorios" de 2009 y subrayó que las dificultades han sido "más externas que internas". El impacto de la caída del precio del barril de crudo, de 35 dólares de media, tuvo un efecto negativo de 1.661 millones.

SUBIDA DE PRECIOS Y MAYOR DEMANDA

El presidente de Repsol pronosticó además que los precios del crudo tenderán al alza en los próximos meses y que la demanda internacional de crudo se recuperará. "Somos optimistas" acerca de la evolución de los precios del crudo, que durante el pasado ejercicio cayeron un 37% con respecto a 2008, indicó.

Además, cifró en el 94% la tasa de reemplazo actual de reservas del grupo y previó que "en el futuro" este indicador superará el 100%, al margen del negocio de Argentina. "Van a ir incorporándose nuevos proyectos" y "ya se ha superado un problema endémico que tenía la casa".

BRASIL, "MUY PROMISORIO"

El directivo calificó de "muy promisorio" el trabajo de exploración de crudo en Brasil y adelantó que el grupo empezará a buscar mecanismo para financiar estos proyectos "cuando tenga los planes muy definidos". "Empezaremos a ver barriles muy pronto, y tanto en los campos de Guará como Carioca haremos los 'test' de producción este año", indicó.

Fuentes de la compañía señalaron que, antes de buscar socios para los proyectos brasileños, la petrolera esperará a la celebración de las elecciones en el país y a los futuros cambios legislativos, que darán más valor a los proyectos de Repsol.

A partir de ese momento, se analizará la posibilidad de buscar aliados en el sector o de sacar alguna participación a bolsa. Repsol calcula que los proyectos en Brasil requerirán inversiones de entre 10.000 y 15.000 millones de euros entre 2010 y 2019.