Repsol obtuvo un beneficio neto de 765 millones de euros en el primer trimestre de 2011, un 11,2% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Sin tener en cuenta los resultados extraordinarios, el beneficio neto recurrente de Repsol mejoró un 23,4%, situándose en 791 millones de euros.

El crecimiento de los resultados se explica, fundamentalmente, por la mejora del precio de realización del crudo y del gas de Repsol, con aumentos del 13,4% y 14,8%, respectivamente, los mejores resultados de la división de gas natural licuado (GNL) y la recuperación del negocio químico.

El resultado de explotación del grupo durante el primer trimestre del año aumentó un 4,7% hasta alcanzar los 1.611  millones de euros.

Todos los negocios estratégicos de Repsol experimentaron crecimientos en sus resultados de explotación: Upstream (+13,4%), GNL (+238%) y Downstream (+14,1%), mientras que los resultados de explotación de sus participadas bajaron más ligeramente: YPF redujo sus resultados un 6,8% y Gas Natural Fenosa un 3,5%.