Las acciones de Repsol son de las pocas que hoy suben en el Ibex 35 tras la mejora del precio objetivo de Kepler y el anuncio de compra de activos de bajas emisiones de Viesgo  su comercializadora por 750 millones de euros.

Los títulos de Repsol cotizan con subidas del 0,6% y se instalan sobre los 27,37 euros. Un porcentaje que, aunque a priori no supone mucho, la coloca entre las únicas cinco compañías que se mantienen en positivo en la sesión. Una subida que tiene que ver, en parte, con la mejora del precio objetivo fijada por Kepler en la sesión del 7,4% hasta los 7,42 euros. Un precio que, si tenemos en cuenta el precio al que cotiza actualmente, supone un potencial del 11%. Una mejora que viene respaldada por la subida del precio objetivo del consenso en las últimas semanas. De los 33 analistas que cubren actualmente el valor, 18 optan por recomendar compra frente a los 12 que recomiendan mantener o los 3 que "venden" los títulos de la compañía.

 

Precio objetivo REpsol

 

Desde un punto de vista técnico, el valor “no está mal como tampoco lo está el sector. Tiene resistencia en 17 euros y figura de continuación de tendencia en curso. Puede tener una posible reacción después de cierta sobreventa pero el ambiente  tiene que permitir que la subidas potenciales continúen”, reconoce Antonio Espín, analista independiente que fija el stop de en los 16 euros. (Ver: Análisis de Repsol).  Una mejora para un valor que ya es el segundo que más sube dentro del Ibex 35  - sólo por  detrás de Colonial – al revalorizarse cerca de un 20% desde comienzos de año. Tras la reunión de la OPEP, el precio del crudo tenderá a estabilizarse entre 70-80 dólares, niveles en los que Repsol es bastante rentable.

Aunque huelga decir que la compañía ya no sólo es una petrolera. Tras el anuncio de ayer – por el que comprará los negocios no regulados de generación de electricidad de bajas emisiones de Viesgo y su comercializadora de gas y electricidad –  la compañía ha dado el paso definitivo para convertirse en una compañía de energía.

De este modo, Repsol ha alcanzado un acuerdo con los fondos Mcquarie y Wren House que supone la adquisición de una capacidad de generación de bajas emisiones de 2.350 megavatios y una cartera de cerca de 750.000 clientes, reforzando así su posición como proveedor multienergía. Una estrategia que se enmarca dentro del de Plan de la compañía de alcanzar 2,5 millones de clientes minoristas de gas y electricidad en 2025 con una capacidad de generación de bajas emisiones de alrededor 4.500 MW.

 

Plan estratégico Repsol

 

La compañía quiere ser más verde. A comienzos de mes, cuando anunció el plan estratégico, anunció que pensaba invertir en total 15.000 millones de los que se reservaría 2.500 para entrar en nuevas formas de generación de bajas emisiones. Entonces, el CEO de Repsol, Josu Jon Imaz, reconocía que el grupo estaba en conversaciones con varias compañías para comprar activos aunque confirmaba que, si no avanzaban por ese camino, lo harían por el orgánico (inversiones directas). De este modo, Imaz condicionó las inversiones a que tengan una rentabilidad de al menos el 10%.