Antes de que Gas Natural publique sus resultados el 7 de noviembre, Renta 4 pone en revisión su precio objetivo, antes fijado en 18,75 euros por acción, con una recomendación de mantener.

Los resultados de Gas Natural siguen afectados por la baja producción hidráulica que deteriora las cuentas del negocio de electricidad en España, se desconsolida el negocio de distribución de gas en Italia (ahora aparece registrado en actividades interrumpidas), continúa el buen comportamiento del negocio de distribución de gas en LatAm (favorecido además por las divisas), con el negocio de distribución eléctrica afectado por la descosolidación de Electricaribe.

El negocio de suministro de gas, presionado por distintos factores (principalmente presión en precios), nos lleva a estimar un trimestre débil en comparación con el resto del año, no obstante, esperamos que esto sea algo puntual y se puedan recuperar de cara al 4T y 1T18 con mayores volúmenes contratados.

Esperamos un descenso del -13,4% vs 9M16 en el EBITDA, dificultando poder alcanzar la guía 2017, dependerá de si se normaliza la climatología lo que resta de año.

Pese a las mejoras esperadas en la dotación de provisiones por la salida de Electricaribe, un mejor resultado financiero por las refinanciaciones llevadas a cabo y la salida de la deuda de Electricaribe (con elevado coste), y un descenso de la tasa fiscal estimada por efectos positivas de reorganización en Chile, la débil operativa registrada nos lleva a estimar un descenso de -14% del beneficio neto.

Durante el periodo se han llevado a cabo fuertes inversiones, que estimamos que alcanzarán 1.250 mln eur, a las que sumamos un flujo de caja operativo algo más débil que el año precedente, y el pago de dividendos por 1.000 mln eur, elevando la deuda neta hasta 16.034 mln eur, y llevando el apalancamiento hasta 3,6x DN/EBITDA (vs 3,1x DN/EBITDA en 2016).

En la conferencia (martes 7, 10:00 horas) pendientes de una posible revisión de los objetivos del grupo de cara a final de año después de que la situación climática no se haya normalizado, y el negocio de suministro de gas esté muy presionado por las condiciones del propio mercado.

Recordamos que la compañía recientemente vendió su negocio de distribución de gas en Italia, y parte de dicho negocio en España, cuyos fondos en principio serán destinados a crecimiento en los mercados de renovables. Veremos si dan algo de visibilidad sobre estos fondos y sobre otras posibilidades para desinvertir que pudiesen existir dentro del grupo.