Las ventas de automóviles nuevos en el Reino Unido cayeron un 22% en febrero con respecto al mismo mes del año anterior, según datos del sector. En vista de la crisis, el ministro británico para la Empresa, Peter Mandelson, celebrará el próximo miércoles una reunión con representantes de la industria del automóvil y la banca para tratar el asunto. Mandelson está sometido a presiones crecientes para que complemente el mecanismo de garantías al sector por 2.500 millones de libras (2.800 millones de euros) con otras medidas de apoyo para estimular la demanda así como de rescate de compañías específicas.