El Gobierno británico propondrá hacer público lo que cobran los ejecutivos y operadores de la City de Londres tanto en salarios como en bonos a fin de limitar las remuneraciones exageradas y ligadas a riesgos excesivos.