La tasa de paro de Reino Unido ha cerrado el segundo trimestre del año en el 7,8% (según los criterios de la OIT), su nivel más alto desde 1996. Los expertos esperaban que se quedara en el 7,7%.