La inmobiliaria Realia redujo en el primer trimestre de 2008 su beneficio neto el 36% hasta los 26,7 millones de euros, por la caída de las ventas de suelo, que la compañía atribuye a la fuerte restricción del crédito. En las cuentas remitidas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Realia señala que los ingresos totales de la inmobiliaria cayeron el 27,3% hasta los 152,9 millones, en tanto que el resultado bruto de explotación o Ebitda disminuyó el 35%, hasta los 69,1 millones.