Realia ha descartado finalmente comprar la Torre KIO de Bankia, situada frente a la sede de la inmobiliaria en la Plaza Castilla de Madrid.

De hecho, Realia descarta adquirir cualquier otro inmueble este año, y ha optado por pagar anticipadamente 92,6 millones de euros de deuda. Con esta reducción de deuda, su rama de patrimonio rebaja desde 947 millones hasta 854 millones su actual pasivo. Además, se garantiza no tener que afrontar pagos hasta 2015, dado que ha cubierto los vencimientos previstos para 2011 y 2014.

"Actualmente no hay intención de comprar activos, dado que en el actual momento económico la empresa considera más interesante amortizar deuda", indicaron a Europa Press en fuentes de la inmobiliaria controlada por FCC y la entidad que preside Rodrigo Rato.

Realia pretende con ello, "refuerzar su estructura financiera y dar estabilidad al cumplimiento de las futuras obligaciones de pago ante la incertidumbre de los mercados".