Se trata de activos financieros no estratégicos valorados en 3.900 millones de libras, 4.500 millones de euros.
El acuerdo ha sido alcanzado con la entidad nipona Bank of Tokyo-Mitsubishi UFJ. Dicha cartera, que suma un valor de 4.500 millones de euros se compone de activos en infraestructuras energéticas en Reino Unido, Europa, Oriente Próximo y Africa (EMEA) y Asia Pacífico.