El banco británico Royal Bank of Scotland (RBS) ha iniciado las consultas con los representantes de los trabajadores respecto al plan estratégico de la entidad en relación con sus operaciones administrativas y de soporte, que podría implicar la reducción de hasta 9.000 puestos de trabajo en dos años, de los que 4.500 empleos serán suprimidos en Reino Unido. Los recortes de empleo se enmarcan en el plan de RBS para lograr un ahorro de costes anuales de 2.500 millones de libras esterlinas (1.884 millones de euros) en los tres próximos años.