El presidente de Royal Bank of Scotland Group, Philip Hampton, aseguró que el banco busca ahorrar 2.500 millones de libras en costes anuales durante los próximos tres años.  El presidente de RBS también señaló que, excluyendo ABN Amro y teniendo en cuenta las depreciaciones relacionadas con el mercado crediticio, el banco prevé registrar un beneficio de explotación antes de impuestos en 2008.