El presidente de Royal Bank of Scotland Group, Philip Hampton, aseguró que el banco busca ahorrar 2.500 millones de libras en costes anuales durante los próximos tres años.  El presidente de RBS también señaló que, excluyendo ABN Amro y teniendo en cuenta las depreciaciones relacionadas con el mercado crediticio, el banco prevé registrar un beneficio de explotación antes de impuestos en 2008.
El presidente de Royal Bank of Scotland, PhilipHampton,afirmó en un comunicado que, teniendo en cuenta los resultados de 2008, no repartirá dividendos para las acciones ordinarias.

"No obstante, tenemos intención de volver a repartir dividendos cuando sea posible, teniendo en cuenta la situación financiera, las perspectivas y otras obligaciones del grupo", destacó.

"Por otro lado, no creo que quede ninguna duda de que la adquisición de ABN Amro es lo que llevó a RBS a tener estas dificultades", agregó.

El presidente de RBS cree que el grupo debe concentrarse en sus operaciones estratégicas, en el Reino Unido y el resto del mundo, "para generar rentabilidad duradera para todos los accionistas".