El banco holandés Rabobank registró en 2088 un beneficio neto de 2.754 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,1 por ciento en relación al logrado en 2007. Según la información facilitada hoy por la entidad, la crisis tuvo un efecto negativo en el beneficio del ejercicio, que se cifró en 1.200 millones de euros. Los ingresos del grupo aumentaron el 6 por ciento, hasta 11.652 millones de euros, mientras que los gastos operacionales bajaron el 1 por ciento, hasta 7.611 millones. El beneficio operativo antes de impuestos se situó en 2.852 millones, el 8% menos que un año antes. Rabobank destacó que el año pasado, y a pesar de las dificultades en el mercado, aumentó sus activos totales un 7%, hasta 612.100 millones de euros. El ratio Tier1 (que mide el capital de primera calidad) se situó en el 12,7%, dos puntos más que en 2007. El ratio de eficiencia, sin embargo, retrocedió del 69,5% al 65,3%.