Los bancos alemanes y franceses han reducido su exposición a los PIGS desde 2009 en una estrategia perfecta en la que ganan tiempo.... y dinero.
 De acuerdo a los datos del BIS, sobre la exposición periférica de los bancos alemanes y franceses:

1. Entre 2009 y 2010 la exposición de los bancos europeos a los países PIGS ha pasado desde 500.000 Millones USD hasta 230.000 Millones USD. Una reducción de aproximadamente el 55%.
2. Los bancos alemanes ha reducido especialmente su exposición a Irlanda, pasando de tener en sus balances el 68% del PIB irlandés a solamente el 25% a finales de 2010.
3. También los bancos franceses han reducido significativamente su exposición a la deuda periférica el último año.
4. La exposición española a Portugal no solamente no se ha reducido en el mismo período de tiempo, sino que se ha incrementado.

De estos datos podemos sacar algunas conclusiones interesantes:

Alemania y Francia han estado reduciendo su exposición periférica

Es evidente que se está reduciendo la exposición de los países centrales a la situación de la periferia. De hecho la deuda periférica en manos de bancos alemanes y franceses representaba el 12,6% del PIB alemán y el 11.4% del PIB francés en 2009, porcentajes que un año después se reducían al 7.5% y 7.8% respectivamente. Unas cifras que sugieren que los bancos alemanes y franceses, que se encuentran en el centro de las quinielas ante cualquier efecto dominó con origen en las economías periféricas, han estado reduciendo con éxito su exposición a una situación que adicionalmente les ha reportado una interesante rentabilidad. Su participación en el rescate parece más que razonable y asumible.

Han sido los bancos españoles los que han financiado el nuevo endeudamiento en España

Lo que es particularmente digno de mención, también de acuerdo a los datos del BIS, es que España ha reducido en un año los préstamos solicitados a la banca internacional en un 23% hasta casi 700.000 millones USD, a pesar de que las necesidades de financiación han sido mayores, lo que implica un aumento en la exposición neta de la banca española a la deuda soberana española, que ha pasado en un año desde 435.000 millones USD hasta 664.000 millones USD. Podemos concluir que la banca española sí ha dado préstamos, pero han ido destinados a financiar la deuda del Estado, no a las familias y empresas, de modo que el déficit público ha canibalizado la financiación del sector privado.

Un nuevo rescate favorece la posición de los bancos de Europa central

Pero gracias al primer rescate griego, los bancos alemanes y franceses no solamente han dispuesto del tiempo y condiciones para poder reducir su exposición a la crisis de deuda periférica y mejorar sus balances, sino que
Al mismo tiempo han apostado en contra de los países en una posición más frágil logrando importantes rentabilidades. Un segundo rescate les permitirá lograr el tiempo suficiente para continuar reduciendo su exposición (al tiempo que aumenta la misma en el balance del BCE…) y llegar a 2013 en una situación en la cual la inevitable reestructuración no vaya a tener un efecto significativo sobre sus cuentas. Para entonces será el BCE el principal acreedor de Grecia y quien asumirá la parte más importante de la quita.

El principal beneficiario de un nuevo rescate a Grecia no es, desde este punto de vista, Grecia sino los bancos franceses y alemanes.