Este año más que molestarles con mis deseos materiales, aprovechando aquello de que son ustedes sabios, quisiera hacerles unas consideraciones, que visto el panorama actual, veo necesarias. Espero no les parezcan inoportunos algunos de los razonamientos ya que según a mi me enseñaron, preguntar no es ofender.


En primer lugar, y viendo el déficit fiscal que atravesamos en España… ¿pagan ustedes impuestos? Verán, aquí la situación de la deuda soberana es apremiante y una de las medidas que está tomando el gobierno es asfixiar nuestros salarios con más impuestos. Lo cierto es que si ustedes se registraran como ciudadanos españoles, con la inversión que deben hacer cada año, podrían aliviar mucha de la carga fiscal que aquí soportamos.

 

Entiendo que ustedes, viniendo de dónde vienen, Oriente (ahora llamado Emergente), vean las cosas de otro modo. Son sus economías la niña bonita de los analistas en las previsiones de este año 2011… pero también somos conscientes de que sólo en España seguimos esta tradición, por lo que podrían mostrar cierta deferencia hacia quienes cada año les damos trabajo.

 

Sé que les hicimos una faena. Hace dos mil años le regalaron oro, incienso y mirra a un chaval en Belén y ahora todos queremos religiosamente nuestros regalos en la chimenea cada 6 de enero. Pero ustedes también tienen lo suyo. ¿Es que no han visto la cotización del oro? ¡Queremos oro!... Créanme, sabré explicarle a mi hermana pequeña que con una sola onza podré comprarle todas las Barbies Malibú que quiera. Con el incienso y la mirra pueden hacer ustedes lo que quieran.

 

Pero no quisiera ser duro con su colectivo. No debe ser gracioso pasarse una noche entera a lomos de un camello (deduzco que no será el mismo) repartiendo juguetes por todo el mundo, en pleno mes de enero, con hora tope 7 a.m. Deberían ponerse en contacto con César Cabo, portavoz de la USCA, un verdadero lince en negociaciones sindicales.

 

Hablando de sindicatos, aquí están enfadados porque el gobierno pretende subir la edad de jubilación hasta los 67 años. Supongo que son ustedes conscientes de que están marcando un precedente; no sé en realidad que opinión les merece esta medida, teniendo en cuenta que ustedes llevan trabajando más de 2.000 años. Claro está que el día que decidan reclamar lo cotizado nos podemos echar a temblar.

 

Otra cuestión que se puso de moda, desafortunadamente, la semana pasada, fue la tarifa de la luz. Por lo visto, y bien traído está el término, algún iluminado sin mucha idea decidió que pagáramos menos de lo que costaba producir la electricidad. Por eso les pregunto ¿tienen ustedes alguna otra estrella de esas que utilizan en sus viajes? ¿Saben al menos dónde podríamos conseguir una? No nos importa que sea un modelo anticuado…

 

No crean ustedes que necesitamos mucha potencia; iluminar pisos de 35 metros cuadrados no es difícil. Lo que realmente es difícil es pagarlos… a pesar de que estén bajando. ¿Saben ustedes que alquiler pagan por el portal los dueños? ¿Sigue disponible?

Para ser justos aquí el tema de la vivienda es un verdadero follón. Me explico, si bajan los pisos, malo. Porque eso hace un verdadero descosido a los bancos, pero si no bajan, malo también, porque los que tenemos el descosido somos el resto de los mortales.

Como ven las cosas por aquí no están del todo bien, pero claro ustedes que van a saber si vienen de año en año… por cierto, ¿por qué vienen siempre un día antes de las rebajas? Eso deja en entre dicho lo de “tres sabios de Oriente” (ahora llamado Emergente).

Sin más me despido esperando que recuerden la máxima de “preguntar no es ofender” y aguardando la mañana de mañana con la misma ilusión de todos los años, aunque un poco más escéptico. 

P.D: ¿Qué demonios es la mirra?