En los últimos tiempos, debido a la interconexión de los mercados, éstos se mueven al compás de las noticias de todas las partes del mundo, desde EEUU, a Europa pasando por Asia. Pero la clave está en discernir cuáles son los datos relevantes y cuánta importancia hay que darlos. Henrik Lumholdt, socio de Lince Trading, explica cómo interpretar los datos y qué valor dar a cada uno.

Henrik Lumholdt, socio de Lince Trading, explica que los mercados están interconectados. Las noticias de un lado del Globo afectan al mercado del otro lado pero, sin duda, el impacto principal sigue viniendo de EEUU. En Europa, Alemania es el mercado más influyente, aunque hemos visto que también las economías más débiles, las periféricas, también influyen”.

Un ejemplo de activo influido por datos macroeconómicos son los bonos. Se ven influidos básicamente por los datos de PIB, inflación y tipos de interés. Esto hace que las fuerzas puedan funcionar de forma contrapuesta: cuando hay un crecimiento normal y bajan los tipos, suben los precios de los bonos y sube la bolsa. Cuando hay una crisis y tenemos miedo de estar en bolsa, hay una fuga de capitales hacia la deuda, con lo que suben los precios de los bonos también. Además, en los últimos años, en EEUU los precios de los bonos han subido (ha bajado la rentabilidad) y la bolsa también ha subido, porque el QE ha beneficiado a la renta variable. Si retiran sus programas de estímulo, es imposible eliminar la preocupación porque creará convulsión en el mercado, al menos, en el corto plazo.

¿Qué características interesan del dato?
Sensibilidad cíclica
: porque cuentan algo que quizás no se vea en otros datos menos sensibles a la situación económica.
Datos actuales: nuevos, porque los viejos no mueven el mercado.
Datos de corto plazo: son volátiles y crean ruido, por lo que hay que realizar una suavización de la serie para concluir algo. Esto resta importancia al dato
Revisiones: si se revisan mucho los datos no interesan tanto.
Relevancia para el escenario actual: por ejemplo, ahora no preocupa la inflación y, por ello, no mueve mucho el mercado.

Pero entre todos los datos, Henrik Lumholdt señala que hay uno cuya importancia está por encima de la de los demás: “el dato más importante es el de empleo”. Es el “rey de los datos, especialmente en EEUU, pues motiva los cambios de política de la Fed y puede ser un indicador del consumo y la confianza de la sociedad”.

Siguiendo con el orden de relevancia de los datos, el segundo es el ISM manufacturero. “Lecturas por encima de 50 reflejan expansión del sector manufacturero, lo que guarda una relación con el resto de la economía. Es un dato enormemente cíclico”.

Puede ver el resto de las ponencias del Trading Room en Streaming en el espacio para suscriptores o preguntar a los ponentes través de Twitter con el hagstag #TR2013