Para muchos analistas y traders el BCE debería considerar la puesta en marcha de un programa de quantitative easing similar al que diseño recientemente la Fed para EEUU.

“El BCE podría tomar la iniciativa comprando la deuda emitida por todos los países periféricos” ha comentado Marc Chandler, estratega jefe de Brown Brothers Harriman. “A medida que la situación vaya siendo insostenible, es necesario considerar este tipo de medidas. Dentro de los parámetros posibles, un quantitaive easing europeo puede ser la única salida posible en estos momentos”.

El euro cotiza hoy en mínimos de diez semanas frente al dólar debido a que los inversores han estado deshaciendo posiciones en bonos portugueses, belgas y españoles, por el miedo a que dichas economías tengan que ser rescatadas. Esto supone un serio revés para la moneda europea que llegó a cotizar por encima de los 1.42 durante el pasado verano merced a la política monetaria expansiva puesta en marcha por la Reserva Feredal de EEUU.

“El BCE no tiene ningún problema en comprar la deuda emitida por sus países miembros, lo que supone una medida muy similar al QE2 norteamericano”, comentó Dennos Gartman de Gartman Setter. Por su parte Chandler destaca que el BCE ya ha incrementado de hecho su compra de bonos soberanos recientemente, pero en una proporción muy baja, ya que para algunos responsables del BCE unas mayores compras hubieran tenido un impacto “muy limitado.”

La Reserva Federal anunció a lo largo de este mes de noviembre la compra de bonos por un importe de 600,000 millones de dólares durante los próximos ocho meses con el fin de mantener los tipos de interés bajos y estimular el crecimiento de su economía. Tras ese movimiento, el ministro de finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, atacó duramente la política de Bernanke por los peligrosos efectos que dicha política monetaria podría tener sobre la inflación.

Pinche aquí para leer la noticia completa