El grupo automovilístico francés PSA Peugeot-Citroën se ha fijado como objetivo reducir su deuda bruta de los 8.048 millones de euros que soporta en la actualidad hasta 600 millones de euros en el horizonte de 2016, lo que supondría un recorte del 92,5%, según un documento de la empresa al que tuvo acceso Europa Press. La mayor parte de la deuda del grupo automovilístico galo corresponde al crédito de 3.000 millones de euros que le otorgó el Gobierno francés, y que la corporación que preside Philippe Varin prevé reintegrar antes de 2014.