Los precios de producción de la economía estadounidense subieron en mayo un 1,4% respecto al mes anterior, cuando el alza fue del 0,2%. De este modo, la tasa interanual se ha elevado siete décimas hasta el 7,2%. Los datos son peores de lo previsto ya que los analistas esperaban un incremento mensual del 1% y anual del 6,8%.