Los precios al productor en Estados Unidos aumentaron en enero más de lo esperado, debido a un ascenso en los costos de la energía, pero los incrementos de los precios en otros sectores de la economía fueron moderados, lo que permitiría a la Reserva Federal mantener las tasas de interés en un mínimo récord. El índice de precios al productor para los bienes terminados ascendió un 1,4% en enero frente a diciembre, sobre una base ajustada por factores estacionales, informó el jueves el Departamento del Trabajo. En diciembre, el índice subió un 0,4%, cifra revisada frente a la estimación anterior de un ascenso del 0,2%.