Rubén Vilela, trader en first-trader.com, abre la segunda jornada del Trading Room operando en directo sobre la apertura del mercado. En su caso, en Forex y, de hecho, centra su charla en la importancia de trabajar sobre futuros y el mercado de divisas. 



“Por qué me gusta el day trading” se pregunta Vilela. “Me acuesto sabiendo lo que tengo y duermo tranquilo”.

“Hoy abren todos los mercados en positivos” con el Ibex 35 al alza un 0,45%. Aún así, el analista no se confía, “cuando vemos algo masticado hay que desconfiar”. En el intradía, recuerd,a hay mucha gente apalancada. “Yo no creo en la tendencia de máximos crecientes, tendencia alcista, y mínimos decrecientes, a la baja puesto que, en muchas ocasiones, cuando hay mínimos decrecientes hago las mejores compras.”

En claves para operar, Vilela asegura que “el mayor problema de los traders es no saber ejecutar los stops. Hay que cumplir con ellos, aunque se pierda. Es el santo grial. El máximo objetivo para todos debe ser la consistencia”.

Futuros y Forex
“Los futuros y el Forex son los dos mejores mercados que tenemos. Hay que olvidarse un poco de las acciones”, comenta el analista que se refiere a la desventaja del tiempo del mercado para operar. Frente a las acciones, los otros dos mercados conceden “la máxima libertad” a los traders. Si nos referimos de forma concreta al mercado americano, es mejor operar por la tarde a tenor de la escasa actividad que hay en estos índices en la mañana europea. “Lo mejor es operar sobre los futuros del S&P 500”.

A la hora de operar sobre futuros, “es suficiente con un gráfico y una tabla del volumen. Esto es información, nos da la impresión de la velocidad puesto que si aumenta en los niveles cercanos a un techo va a seguir subiendo.” El volumen es muy importante, según el analista, puesto que ayuda a dar “solidez” a la subida del valor.

Por ejemplo, operando sobre el euro/dólar “lo único que importa es el precio”, afirma Rubén Vilela. En caso de que salga mal una operación, “salta el stop. Que no nos dé miedo fracasar porque puede ser el trampolín para algo mejor”. Una vez el precio llegue al techo de la operación, hay que liquidar posiciones, como recomendación de Vilela.

En este punto, el euro/dólar se encuentra enfrascado en una figura de abanico que una vez cae casi 90º grados, se desploma, aunque agota mucho a los inversores. Hoy el par no registra demasiada volatilidad, además hoy tanto Banco Central Europeo como Banco de Inglaterra se reúnen y hablarán pasadas las 14:30 horas en el caso de Mario Dragui con lo que los inversores no mueven demasiado el mercado a la expectativa del mensaje que lanzarán desde las autoridades comunitarias. De hecho, prevé una gran volatilidad en el euro/dólar de cara al mediodía.

“Perder más de un 1% me parece exagerado para operar intradía. Un 0,5% es más que suficiente”, según el analista que recuerda, casi como tradición, que cuando el euro/dólar pierde un canal suele hacer otro igual por abajo.

Respecto a la operativa sobre oro, “puede producirse pánico en un minuto porque somos muy influenciables”, asegura Rubén Vilela. E insiste en la cuestión psicológica puesto que en caso de ganancias “el ser humano se vuelve mucho más optimista”.

“Hay que conseguir siempre salirse con los stops” que es donde reside el éxito.