La primera fusión de cajas catalanas, protagonizada por Caixa Sabadell, Terrassa, Girona y Manlleu, logró hoy un preacuerdo laboral por el que prescindirá de 629 empleados de los 4.500 que sumaban entre las cuatro, informaron a Europa Press fuentes de la negociación. Un total de 564 se prejubilarán, y se irán otros 65 --correspondientes a Caixa Terrassa-- que actualmente cuentan con un permiso retribuido. Podrán prejubilarse los trabajadores que tengan 55 años o más en 2010, que contarán con el 80% del salario bruto actual --lo que equivale a entre el 87 y el 90% del neto-- hasta que se jubilen. Además, según el preacuerdo verbal, toda la plantilla recibirá una paga extra de 450 euros y tres días de permiso --uno por año entre 2010 y 2012--.