El consejo de supervisión del fabricante alemán de automóviles deportivos Porsche ha alcanzado un acuerdo con sus acreedores para sustituir la línea de crédito de 10.750 millones de euros por otra nueva por un importe de 8.500 millones de euros.  La corporación con sede en Stuttgart señaló que la nueva línea de financiación de la empresa se distribuirá en tres partes diferentes, con unas condiciones de devolución que oscilan entre los dos y los tres años y que reducen los intereses que tenía que asumir la firma automovilística.