La firma automovilística francesa Peugeot ha llevado a cabo una renovación de su imagen de marca, coincidiendo con la celebración en 2010 de los 200 años desde la fundación de la empresa, y se ha establecido el objetivo de convertirse en 2015 en la séptima marca más vendida del mundo, para lo que tendrá que subir tres puestos, informó hoy la compañía.