Petróleo sí, acciones de Wall Street, no. Con esa contundencia defiende Mark Faber, analista de Gloom, boom & doom la tendencia alcista del oro negro. Eso sí, no tiene la misma opinión del mercado americano.
Los precios del petróleo podrían reportar beneficios pero las acciones estadounidenses podrían pasar un año difícil, reconoce Marc Faber, analista de la publicación Gloom Boom & Doom a la CNBC. Este experto advierte de que “si miras algunas commodities como el cobre, obviamente los precios del petróleo deberían subir sustancialmente desde aquellos niveles”. Él no piensa que el precio del crudo esté caro comparado con otras commodities o comparado con otros bienes en el mundo.

Es cierto que algunos beneficios dependen de algunos problemas políticos – algunas interrupciones en la oferta del crudo o la posibilidad de que la economía global pase del crack al boom. Según indica Faber, este boom se caracteriza por mantener artificialmente bajos tipos de interés, débiles políticas monetarias y un débil crecimiento. Y estos “no son sostenibles”. Después de mirar los mercados estadounidenses, este experto está preocupado porque las ganancias podrían haber visto su final después de asistir a la sobreventa de los países emergentes. “La renta variable americana ha doblado desde sus mínimos. En otras palabras, sólo en tres ocasiones de los últimos cien años los que los mercados de acciones de Estados Unidos han doblado niveles durante dos años”. En 1934 fue la primera – cuando se venía de una sobreventa importante en 1932- y la otra fue en 1937. Después de estos años, los doce meses siguientes fueron en ambos casos negativos.

Por eso este experto sería muy cauteloso al comprar acciones del Mercado Americano porque el sentimiento del inversor es muy positivo. El volumen es relativamente bajo y el mercado está extremadamente sobrecomprado. “Mi punto de vista es que el mercado americano está eventualmente correlacionado con los mercados emergentes porque si tu tienes una visión bajistas de éstos, no podrás ser optimista con Estados Unidos porque la mayoría de las empresas americanas obtienen el 50% de sus beneficios de las economías emergentes”, concluye el experto.