Subidas cercanas al 7% en Bolsa para Oryzon, que rebota tras la mala sesión del jueves en la que anunció que Roche ha decidido abandonar el acuerdo para el desarrollo clínico del fármaco experimental ORY-1001.

Oryzon rebota cerca de un 7% en el Mercado Continuo este jueves, tras los descensos superiores al 20% con los que el mercado recibía la noticia de que Roche rompía el acuerdo, alcanzado en abril de 2014, para el desarrollo clínico de la molécula ORY-1001 un inhibidor selectivo de la Demetilasa Específica de Lisinas-1 (LSD1) en pacientes con leucemia aguda y tumores sólidos.

El consejero delegado (CEO) del grupo, Carlos Buesa, explicaba durante una conferencia con analistas e inversores con motivo de este hecho que esta decisión no estaba provocada por los resultados negativos del fármaco, sino por una revisión interna de las prioridades del pipeline de la compañía. Este movimiento, apuntaba, no tendrá consecuencias en su balance, ni en la capacidad de seguir desarrollando el negocio, intentando licenciar el activo con otra empresa.

De acuerdo con los términos del acuerdo, Oryzon recuperará todos los derechos comerciales y todos los datos clínicos obtenidos por Roche en el periodo en el que ha estado vigente dicho.

Así, el directivo destacaba que la molécula ‘vuelve’ a la compañía “en un desarrollo más avanzado que cuando se licenció en 2014, tras tres años de trabajo conjunto”.

Vea también: Oryzon Genomics: “El ORY-3001 podría cambiar nuestro modelo de negocio”

Buesa detallaba que Roche no terminará la fase 1 del ensayo de cáncer de pulmón que está previsto que acabe en 2019, si no que culminará solo “el brazo que está en marcha y ese es el que va a recoger Oryzon”.

Asimismo, añadía que esta molécula es “la más avanzada clínicamente en desarrollo y la única que ha reportado datos clínicos de fase 1 y 2 en pacientes de leucemia aguda”. Llamando la atención sobre el “gran interés” de la industria farmacéutica en la misma.

Finalmente, dejaba claro que seguirán desarrollando ORY-1001, para lo que han puesto en marcha un equipo interno que trabajará con los oncólogos del consejo científico asesor de la compañía, con el objetivo de “explorar las mejores opciones”, para que una vez Roche devuelva la molécula, Oryzon pueda iniciar los ensayos clínicos sin retraso.