La empresa informática estadounidense Oracle ofreció hoy una serie de concesiones para obtener la autorización de la Comisión Europea a la compra de su rival Sun Microsystems, que se encuentra bloqueada porque Bruselas cree que tendrá un impacto negativo en el mercado de bases de datos. A la vista de estos compromisos, la comisaria de Competencia, Neelie Kroes, se declaró "optimista" sobre la posibilidad de que el caso tenga una "solución satisfactoria". Bruselas debe decidir si autoriza o veta la operación, que ya ha obtenido el beneplácito de las autoridades estadounidenses, antes del 27 de enero.