Oracla multiplicó por 25 sus ganancias durante el primer trimestre de su año fiscal, hasta obtener un beneficio neto de 3.223 millones de dólares (2.417 millones de euros).

La cifra de negocio de Oracle, segundo mayor fabricante mundial de software, alcanzó los 16.084 millones de dólares (12.063 millones de euros), un 47% más, impulsada por el aumento del 15% de los ingresos por ventas de licencias y actualizaciones de software y del 21% en la facturación por servicios.